Marybel, Teissier y Pech suman esfuerzos contra incrementos de navieras en Quintana Roo

Desde el Congreso de la Unión quieren regular tarifas en servicio de transporte marítimo.

Mientras la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) confirmó que las navieras tienen derecho a elevar sus tarifas, la senadora Marybel Villegas y la diputada federal Adriana Teissier presentaron iniciativas de Ley para regular los cobros y convertir a ese medio de transporte en un servicio de “interés público”.

La modificación al marco regulatorio que se impulsa en ambas Cámaras pretende meter a control el costo de la transportación marítima de pasajeros que prestan las empresas Ultramar y Winjet Fast Ferry, el cual representa una necesidad para la población local que debe trasladarse a tierra firme y que en días pasados sufrió un incremento.

Marybel Villegas desde el Senado de la República presentó también una iniciativa donde la Ley faculte a la SCT para regular las tarifas de las empresas marítimas de pasajeros.

“Debemos defender los intereses y la economía de las familias quintanarroenses. Voy a luchar desde el Senado para que el tema se resuelva y acabar de una vez por todas con la mafia en los ferris”, advirtió.

Adriana Teissier denunció que las navieras aprovechan la carencia de una regulación para controlar sus tarifas, basadas en que otorgan un servicio turístico, cuando en la legislación “debe anteponerse al interés público”, como sucede con el servicio público de pasajeros en que la autoridad federal establece el costo de los pasajes.

Tras el aumento al costo del pasaje en el cruce marítimo entre Cozumel y Playa del Carmen, el senador José Luis Pech emitió también un Punto de Acuerdo para que la Secretaría emita una opinión de la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece).

El legislador pidió se investigue las condiciones de competencia efectiva de las tarifas y sobre probables prácticas monopólicas absolutas en que incurren Ultramar y Winjet Fast Ferry en las terminales marítimas de Quintana Roo.

La diputada Teissier consideró que Ultramar, por ejemplo, creció por la inversión de recursos económicos, pero también por querer sacar a sus competidores del mercado, mediante prácticas monopólicas que la Cofece debe investigar y sancionar. “Lo que nos ocupa es la molestia por la tarifa de cruce de barco que se duplicó para la gente local”.

El costo de 69 pesos para los cozumeleños entre la isla y Playa del Carmen fue establecido por la extinta naviera Impulsora Marítima de Quintana Roo y del Caribe (Barcos Caribe) en 2015, lo que obligó a que otras empresas igualaran sus precios que mantenían en 160 pesos.

Tras la salida de la empresa que impulsó el costo preferencial para locales, a causa de una investigación penal contra sus accionistas que obligó al aseguramiento de las embarcaciones por parte de la antigua PGR, Ultramar incrementó el precio del pasaje de 140 a 390 pesos por viaje redondo, lo que impactó en forma negativa en los prestadores de servicios, en cuya práctica incurrió nuevamente el pasado 18 de noviembre.

Debido al aumento, el costo de transportación para quintanarroenses pasó de 70 a 150 pesos (boleto sencillo) y de 140 a 300 (redondo), mientras que para cozumeleños pasó de 70 a 95 (sencillo) y de 140 a 190 pesos (redondo).

La Dirección de Marina Mercante aclaró que el servicio de transporte de las embarcaciones está a cargo de los navieros con permiso de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, y cualquiera con embarcaciones mexicanas puede solicitar un permiso previo cumplimiento de los requisitos que establece la Ley de Navegación y Comercio Marítimos.

Las tarifas para el servicio de transporte de pasajeros, agregó, no requieren de regulación mientras existan condiciones de competencia efectiva.

Fuente: lucesdelsiglo.com