Mara Lezama no sería el primer caso de destitución del cargo por desacato de un amparo

En Enero del 2018 la Suprema Corte de Justicia de la Nación, ordenó la destitución de los presidentes municipales de los municipios de Coacalco, Estado de México y Tlacotepec de Benito Juárez, Puebla, así como diversos integrantes de sus cabildos. En ambos casos la decisión se debe al incumplimiento de una sentencia de amparo.

Así mismo en septiembre del año pasado el alcalde Mario Ocampo Ocampo y su cabildo de Puente de Ixtla Morelos, corrieron la misma suerte, igualmente por desacato judicial.

Estos son algunos casos en los que Presientes municipales no midieron las consecuencias de desobedecer mandatos judiciales tal como parece ser el caso de la Presidenta Municipal de Cancún, Mara Lezama, quien podría correr la misma suerte toda vez que el pasado mes de Diciembre se pasó por el arco del triunfo un amparo que le ordenaba evitar o detener una corrida de toros.

Pero el caso de la Presidenta Municipal de Benito Juárez tiene un segundo plano de dificultad ya que independientemente de la sentencia del juez de distrito la Asociación Civil Open Magnus iniciaría una demanda penal en la Fiscalía General del Estado en los próximos días ya que al permitir la corrida donde se sacrificaron a 3 toros, violó la recientemente aprobada Ley de Protección animal.

Por desgracia la presidenta municipal de Benito Juárez ha demostrado con sus acciones que no comulga con la propuesta del PResidente de México Andrés Manuel López Obrador ni con los principios del partido MORENA el cual le dió la candidatura al puesto del que todo indica será destituida.

Habría que agregar que en pocos días, desde la silla de la presidencia municipal ha protagonizado más escándalos como el brutal aumento de hasta 400% en el cobro de basura mismo que aseguró se debía a la falla de un “algoritmo” el cual se reparo pero continuaron las altas tarifas que finalmente se supo correspondian a una imposición para pagar contenedores inteligentes que nunca fueron aprobados por el cabildo.

Al parecer, Mara Lezama no tendría más futuro político y si se le juntan las demandas es posible que incluso pudiese estar en riesgo su libertad.

Fuente: Javier Cataño Leal