Félix González Canto, el que manda en Quintana Roo

El político cozumeleño, Félix Arturo González Canto está a un año de librarse de cualquier responsabilidad jurídica en el desempeño de sus funciones como gobernador de Quintana Roo, pues se cumplirán los 10 años que se requieren para que ya no se le pueda fincar ninguna responsabilidad de su administración que fue del 2005-2011.

Así que si alguien piensa que el expresidente municipal de Cozumel (1999-2002), exdiputado federal (2003-2004), exgobernador de Quintana Roo (2005-2011) y exsenador de la República (2012-2018) Félix González Canto está alejado de la política y de la esfera de poder, se equivoca rotundamente, pues no solo tiene a sus alfiles en la dirigencia del Partido Revolucionario Institucional (PRI), sino que ahora se apodera del naciente partido Movimiento Auténtico Social (MAS) por medio de su amigo e incondicional, José Luis González Mendoza.

También resulta extraño que el gobierno de Carlos Joaquín González no le haya fincado ninguna responsabilidad por el desempeño irregular de función pública; solo por recordar que en su periodo fue cuando se endeudó más a los quintanarroenses, pues se cuestiona el alto endeudamiento pues de haber recibido de su antecesor Joaquín Ernesto Hendricks Díaz una deuda de 1 mil 880 millones de pesos en el 2005, Félix González la dejó en 13 mil millones de pesos, casi la multiplicó por 10 veces en seis años.

Pero el exgobernador sigue operando, no solo para poner a un candidato a gobernador perdedor en su partido en el 2016, como Mauricio Góngora Escalante, sino que también en las presidencias municipales y las diputaciones locales.

Tanto que ahora tiene a su disposición el Congreso del Estado con la XVI Legislatura por medio de Reyna Durán Ovando, pues el asesor de la diputada, Luis Alamilla Villanueva es un connotado “felixista” que renunció al PRI en diciembre pasado, justo cuando la diputada morenista se hizo de la Junta de Gobierno y Coordinación Política (Jugocopo) de la XVI Legislatura.

Hasta ahora Félix se sigue moviendo políticamente, no solo en el PRI, sino que también opera dentro del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), en el Partido Verde Ecologista de México (PVEM), en el Partido del Trabajo (PT) y ahora en el MAS.

Su equipo se prepara para lanzar candidatos a diputados federales, así como a las 11 presidencias municipales, porque para González Canto ya no importan los colores partidistas, lo que le importa es seguir teniendo el control de las decisiones políticas en el estado.Ante la falta de liderazgo político por parte de los “joaquinistas” y la “mancha moral” de los “borgistas”, los “felixistas” siguen teniendo el control político del estado, ahora van por el control económico en los municipios y en la toma de decisiones a nivel federal.

No se extrañe también el lector que en los próximos meses salga a circulación un medio de comunicación estatal patrocinado por los felixistas, que traerá la misma línea editorial del PorEsto!, ahí se las dejo.

Félix González Canto sigue mandando en Quintana Roo, ni el poder legislativo, ni el judicial le han podido fincar responsabilidades, todo porque el poder ejecutivo no ha sido capaz de comprobar irregularidades en su desempeño como funcionario público; ahora opera detrás del escenario, pero sigue teniendo a sus títeres que son los que salen a la luz, a dar la cara por el proyecto que viene en el 2022.

SASCAB .- Por cierto, habría que preguntar a la Cámara de Diputados ¿cuánto pagó el diputado federal Luis Alegre Salazar por promover su imagen en Badabun? No se vale lucrar con la necesidad de los quintanarroenses en estos momentos de crisis. Si el diputado-empresario Luis Alegre quiere ayudar a la gente, pues que lo haga de manera discreta, porque parece que está en campaña rumbo a la presidencia municipal de Benito Juárez.

Fuente: Caminos del Mayab Por Martín G. Iglesias | columnaveritas.blogspot.com