2022: Carlos vs. Morena

El 6 de junio de 2021 los estados vivirán por primera vez comicios el mismo día. En esa elección en la que se van a elegir, diputados federales, diputados locales, gobernadores, y presidentes municipales, en Quintana Roo marcará la sucesión en los 11 ayuntamientos.

La elección que a nivel federal y local, está considerada por los expertos como la jornada para darle continuidad al proyecto de la Cuarta Transformación de Andrés Manuel López Obrador, tiene una especial importancia para Quintana Roo, en donde, un año después, en 2022, se elegirá a la persona que sustituya a Carlos Joaquín González.

En medio de una crisis económica, de salud y de inseguridad, Quintana Roo arribará a un proceso electoral que será el termómetro para el capital político de partidos y candidatos con rumbo al 2022.

Y es que en Quintana Roo, sólo se observan dos frentes. Uno encabezado por el gobernador Carlos Joaquín, y otro por el Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA) que muy a pesar de sus oponentes, sigue creciendo y fortaleciendo sus filas, pese al poco o nulo trabajo que han hecho sus actuales representantes en el Estado.

En medio de esta catarsis de circunstancias, el gobernador Carlos Joaquín intenta rescatar la capacidad de decisión que le permita salvaguardar su salida tras una administración, hasta ahora, considerada desastrosa por la gran mayoría de los Quintanarroenses.

El Gobernador, no ha sabido capitalizar las crisis que enfrenta el Estado, sumido en señalamientos puntuales de corrupción de un gabinete que, contra viento y marea, el Ejecutivo ha mantenido en sus cargos.

Poco le ha ayudado a Joaquín González haber colocado a Alberto Capella Ibarra en la Secretaría de Seguridad Pública, que de jefe policiaco se le ha visto poco frente a su actuación de showman dentro y fuera de las fronteras de Quintana Roo, mientras desde 2017, 2018 y 2019, la incidencia criminal, tuvo sus más altos picos rompiendo récords como los años más violentos.

Otro tema que le quema al Gobernador, es la desaparición de un plumazo y sin pasar por el Congreso local, de la Oficialía Mayor, donde existen una serie de señalamientos puntuales de corrupción por parte de su ex titular, Manuel Alamilla Ceballos, empezando con la licitación de los uniformes escolares y múltiples adjudicaciones directas nada claras.

Y aún más, ahí está también la solicitud de la Sección 25 del SNTE para que ruede la cabeza de su secretaria de Educación, Ana Isabel Vázquez Jiménez, envuelta igualmente en una serie de señalamientos, todos de corrupción y tráfico de influencias.

Así, con un estado de cabeza, nos acercamos al proceso electoral en el que se habrá de sustituir a 11 presidentes municipales, tres de ellos con presidentas y presidentes, emanados del Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA), dos del PRI, uno del VERDE, dos del PRD, dos del PAN, y uno del PANAL.

Sin embargo, no todos los presidentes municipales tendrían la opción de reelección. Los alcaldes que tendrían esa opción son Mara Lezama de Benito JuárezLaura Beristain Navarrete de SolidaridadOtoniel Segovia Martínez de Othón P. BlancoVíctor Maas Tah de TulumSofía Alcocer Alcocer de José María MorelosPedro Joaquín Delbouis de CozumelNivardo Mena Villanueva de Lázaro Cárdenas y José Esquivel de Felipe Carrillo Puerto.

No todos desean continuar en esos cargos, al menos no por los próximos seis años, y vislumbran más allá, orientan sus amores hacia la capital del Estado en la silla del Palacio que ve a la Bahía de Chetumal.

Por lo pronto en Cancún, además de Mara Lezama que responde a los intereses del gobernador Carlos Joaquín disfrazada de MORENA, buscan esa posición también Jesús Pool MooLuis Alegre SalazarJosé de la Peña, incluso Maribel Villegas.

La actual alcaldesa, desde que asumió como presidenta municipal de Benito Juárez, se decantó a favor de Carlos Joaquín. Fue la primera que firmó el fracasado Mando Único que el Gobernador tuvo que meterle a los 11 presidentes municipales con calzador.

Mara se ha creído que podría llegar a ser la primera Gobernadora de Quintana Roo. Ese fue el espejo que le vendieron por quien gobierna el Estado para mantener bajo control uno los municipios más importantes que tiene MORENA en este momento. Sin embargo, se ve muy lejos siquiera de la posibilidad de una candidatura.

Luis Alegre Salazar, otro panista disfrazado de “moreno” que ostenta una curul gracias al poderío económico amasado a costas de los diferentes gobernadores de Quintana Roo, intenta por todos los medios posibles alcanzar el puesto de Carlos Joaquín.

La familia Alegre Salazar no solo logró en esta administración un acuerdo económico importante con Carlos Joaquín que le ha dejado en estos años más de 50 millones de pesos, sino también, le “vendieron” un acuerdo político, en el que, la candidatura era el plato principal.

Alegre Salazar, ha seguido el mismo camino de su papá, intentando vender a los quintanarroenses, especialmente a la etnia maya, una imagen que cree le estará dejando cientos de votos, craso error.

Aunque a Luis Alegre le pagaron la traducción de la Constitución de Quintana Roo a la lengua maya, le pagaron su gira por las comunidades para entregarlas, ha regalado toneladas de productos básicos en las comunidades, nomás no cuaja.

Y por si fuera poco, de bote pronto se le apareció en medio del escenario un nuevo gallo, sacado de las filas que le dieron soporte económico al proyecto de Carlos Joaquín, y con historia más allá de esta administración, Carlos Orvañanos Rea.

El nuevo titular de la Coordinación de Comunicación Social, no sólo fue un movimiento de Carlos Joaquín para intentan meter orden en el departamento que, se supone, le debe manejar la imagen, sino también para ponerlo en un lugar en el que tendrá a su disposición todos los reflectores necesarios para despegar e intentar cuajar el proyecto en un año.

Y como Carlos Joaquín sabe que no puede poner todos los huevos en una sola canasta, un agregado de última hora, es el veleidoso ex priista, ex morenista y ahora amarillo, Jesús Pool Moo, que gracias al movimiento lopezobradorista ocupa una Curul federal.

Pool Moo abandonó las filas del PRI donde fue dirigente juvenil y municipal en Benito Juárez cuando Carlos Joaquín le ofreció un cargo en su equipo.

Con el ahora Gobernador emigró Jesús Pool al frente PAN-PRD. Una vez como diputado, se unió al grupo de Yeidckol Polevnsky bajo cuyas órdenes regresó a Quintana Roo para coordinar al equipo electoral en la pasada campaña en la que se eligieron presidentes municipales y diputados locales.

Hace un mes se salió de la Fracción de MORENA y ahora, anunció su integración al PRD. Sin embargo, esa alianza creada unos seis años atrás con Carlos Joaquín, pervive y se fortalece al grado, que intentará llegar cuando menos a la presidencia municipal de Benito Juárez. Tírale a lo más alto para que al menos le atines a lo más bajo.

Además el Gobernador también está colocando a Nivardo Mena Villanueva en su partido satélite Confianza por Quintana Roo, que sin posibilidades, buscará hacer el caldo gordo.

Otra que también formará parte de este juego que intenta armar el Ejecutivo, es Mayuli Martínez Simón, una legisladora gris emanada del PAN que tuvo suerte llegando al Ayuntamiento de Othón P. Blanco, donde la suerte le sonrió aún más aliándose con Eduardo Espinosa Abuxapqui, a través del cual logró llegar al Congreso del Estado.

Mayuli hoy es senadora federal gracias a una negociación de Carlos Joaquín y eso, va a reflejarse en la carrera por la sucesión gubernamental en el tablero que está armando el Gobernador para cuidarse las espaldas cuando abandone ese cargo, y puede ser introducida para restar votos.

Otro personaje que integra este grupo detrás del cual se ve la mano de Carlos Joaquín, es Laura Fernández Piña, alcaldesa de Puerto Morelos que no tiene posibilidad de reelección, por lo que trabaja con miras a dejar alguien que le cuide la espalda al tiempo que busca sumarse a la caballada.

Laura Fernández pudo derrotar al equipo de MORENA en la elección anterior gracias a la infiltración que realizó entre los morenistas de ese municipio, muchos de los cuales bajo sus órdenes y dirección, le pusieron un dique a la ola de Andrés Manuel López Obrador, entre estos, Erick Bustos.

Bajo la bandera del Partido Verde, pero extraída del PRI Fernández Piña abandonó el tricolor cuando todo se venía abajo. Ha tenido dos prósperas administraciones en Puerto Morelos aunque no es de ahí, ni vive ahí.

Y ante la proximidad de su salida, busca dejar a un personero en la figura de Ignacio Sánchez Cordero, actual Secretario de Desarrollo Social.

Sin embargo, también suena fuerte la regidora morenista Yazmín Vivas Medina, quien se ha distinguido por ser una aferrada adversaria de Laura Fernández.

Otros que estarían buscando esa posición serían Manuel García, del PAN, y Leonel Medina, pero no se les ve más allá que paras engrosar el caldo en este joven municipio.

Y para cerrar el círculo de suspirantes apadrinados por Carlos Joaquín, estaría el de lujo, “el principeso” Pedro Joaquín Delbouis.

Hijo de un ex gobernador y nieto de quien manejó por muchos años la política quintanarroense, Pedro Joaquín Delbouis, sería el candidato no oficial del PAN-PRD-VERDE para gobernar Quintana Roo.

Pese a algunos señalamientos en su contra, encuentros y desencuentros, Joaquín Delbouis es el único que tiene asegurado entrar a la pelea por la grande.

Aunque ha guardado con su medio tío Carlos Joaquín una “sana distancia”, sin duda alguna será el caballo negro que encabece la unión de fuerzas que al final integrarán tres partidos disímbolos y opuestos, el PANPRI y PRD.

Ese es el primer frente, el frente encabezado por Carlos Joaquín. Un grupo en el cual, sin duda alguna saldrá para empezar, el próximo alcalde Benito Juárez, que es uno de los municipios urgentes de rescatar de las manos de MORENA.

El segundo frente, es con el que, desorganizadamente pretende plantar cara MORENA, en medio de una batalla campal en donde se vale de todo y en donde también hay fuertes intereses de priistas, entre ellos, Félix González Canto.

En el lado de la Cuarta Transformación, la caballada está encabezada por Maribel Villegas, que sin duda en sus acusaciones y señalamientos directos a Carlos Joaquín, lleva ventaja por encima de sus adversarios.
Marybel se le podrá señalar de chapulina, de haber saltado del PRD al PAN, del PAN, al PRI, del PRI a MORENA y así sucesivamente, pero si de algo no se le puede acusar, es de no ser inteligente.

Además tiene una cercanía importante con el grupo de Ricardo Monsreal en el Congreso de la Unión, que le ha valido y valdrá, un fuerte respaldo en esta carrera hacia la gubernatura en medio de un partido MORENA cuyos grupos tanto en lo local como en el nivel federal se encuentran enfrentados.

En este lado, también se maneja insistentemente las aspiraciones del actual legislador federal, José Luis Pech Várguez ex rector de la UQROO que emigró hace algunos años de las filas del PRI a las de MORENA.

Pech ocupó la dirigencia de MORENA y fue el que integró y supervisó la estructura del partido, en su propia elección; sin embargo, su gris desempeño, y su pasado priista no le han permitido posicionarse como una figura fuerte en la carrera por la sucesión.

Uno más en este otro frente de batalla, es sin duda Rafael Marín Mollinedo, la baraja escondida de MORENA, que fue el coordinador en jefe del propio Andrés Manuel López Obrador durante la campaña presidencial.

Con residencia en Quintana Roo aunque ahora está a cargo del Corredor Transístmico, una de las obras más importantes del sexenio de AMLO, la cercanía de Mollinedo se resume a que Nicolás Mollinedo Bastar fue chofer del presidente, el mismo al que después mandaron como funcionario y que en 2021 pretende aparecer en las boletas del INE.

Otro que dice ser amigo de AMLO y anda movido, pero que solo busca alcanzar posicionamiento para Benito Juárez es Alfredo Kanter Culebro, un chiapaneco de origen.

Y finalmente, entre este grupo también se quiere colar la presidenta municipal de SolidaridadLaura Beristain Navarrete que arribó a Solidaridad gracias a la cercanía y amistad personal de su hermana Luz María Beristain con AMLO.

Pese a toda la guerra de lodo que le desataron por arrebatarle a Carlos Joaquín la joya de la corona en la Riviera MayaPlaya del CarmenBeristain sigue teniendo mano con el gobierno federal, pues en su municipio se construyen al menos nueve proyectos con recursos autorizados por AMLO, además de lo que será su obra emblemática que es la remodelación de la Quinta Avenida de Playa del Carmen.

Estas acciones han obligado a los del primer frente mantener una permanente y soterrada guerra contra Beristain, que a la mitad de su administración, no sólo quiere conservar el Ayuntamiento sino además colarse a la carrera por la grande.

Y es que además de la grande, Solidaridad se cuece aparte ante la cercanía de la sucesión presidencial municipal.

Laura Beristain Navarrete, está obligada políticamente a buscar la reelección, pero no la lleva fácil ya que detrás le sigue los pasos Arturo Castro, apadrinado por Yeidckol Polevnsky.

Pero aun así la caballada de Morena está muy flaca.

Entre los otros que buscan la nominación de la marca electoral del Presidente de la República son: Lenin AmaroAlondra Nahme y el regidor Elio Lara Morales.

En otro frente, hay una verdadera pelea por la presidencia municipal entre las diputadas del PANCristina Torres y Lili Campos; las dos por separado han expresado públicamente sus aspiraciones y, quienes desde el pasado proceso operaron sus respectivas campañas con miras a gobernar a los solidarenses.

Las dos comparten al mismo padrino político, el gobernador Carlos Joaquín, que no solo apuesta a esta terna sino también le ha dado su aval para “caminar” a Filiberto Martínez Méndez, ex presidente municipal de Solidaridad y representante del Gobierno Estatal en el municipio.

En las filas del otrora partidazo, el PRI la situación está más que difícil, ya que no levantan cabeza desde el proceso del 2016, año en que perdieron no solo la gubernatura y algunos municipios sino a sus mejores cuadros que volaron a otros nidos por apapacho.

No obstante algunos actores políticos han levantado la mano como el caso del ex diputado local, Juan Carlos Pereyra, la niña de los ojos del Gobernador, que dicen los que saben prepara su regreso al PRI.

Y por último, el actual diputado local, José Luis “Chanito” Toledo por tercera ocasión buscará la candidatura a la presidencia municipal por el partido Naranja y el Verde franquicias propiedad de su padre Marciano Toledo.

Y detrás de varias de estas figuras, como detrás del primer frente lo hace Carlos Joaquín, en este segundo frente, la mano que mece la cuna es la un ex gobernador, Félix González Canto.

Así pues, hay dos frentes, uno el de Carlos Joaquín y otro, el de Morena, con la mano negra del gato, al menos, eso ve y se dice en los mentideros.

Fuente: elpuntosobrelai.com