Llama gobernador de Quintana Roo a seguir hábitos de higiene para evitar COVID-19

Durante la próxima semana el semáforo estatal permanece en color amarillo

El gobernador Carlos Joaquín expresó que manejar mejor los hábitos de higiene en la nueva normalidad permitirá seguir la vida y al mismo tiempo hay que cuidar no enfermarse de COVID-19, que llegó para cambiar gran parte de la existencia en todo el mundo.

“Seamos parte activa del cuidado de la salud y parte activa también de la recuperación económica de Quintana Roo”, exhortó Carlos Joaquín al destacar que la aplicación de las medidas de prevención y el decálogo de hábitos permitirá convivir con el coronavirus, que no se ha ido y sigue muy presente.

El gobernador de Quintana Roo anunció oportunamente estos 10 hábitos, que son: lavarse las manos frecuentemente con agua y jabón, usar siempre el cubrebocas de manera adecuada, mantener una sana distancia entre las personas, evitar saludar de mano, beso o abrazo y no tocarse la cara, si se estornuda o tose, cubrir la boca con el ángulo interior del brazo o con un pañuelo desechable.

También si hay tos, dolor de garganta o fiebre, llamar al 911 o ir al hospital más cercano; mantener una vida sana, comer saludable, hacer ejercicios, asearse y dormir bien; desinfectar las superficies de mayor contacto y tener mucha ventilación; no subir al transporte si excede el número de personas permitido y denunciar si es el caso; y la población vulnerable debe quedarse en casa.

Asimismo, el mandatario insistió en que, durante la semana del lunes 9 al domingo 15 de noviembre el semáforo epidemiológico estatal está en color amarillo, tanto para el sur como para el norte, que tiene condiciones que obligan a cuidarse.

“¡No estamos en verde y no podemos relajar estas medidas de prevención!”, afirmó Carlos Joaquín. De acuerdo con el semáforo, en color amarillo no abren bares, centros nocturnos, discotecas ni centros de espectáculos. Abren al 50 por ciento de su capacidad congresos y convenciones en áreas al aire libre. En espacios cerrados, únicamente al 30 por ciento de su capacidad.

Al 60 por ciento de su capacidad abren hoteles, restaurantes, sitios históricos, parques temáticos, campos de golf y servicios turísticos, playas y parques públicos, servicios religiosos, teatros y cines, centros comerciales, tiendas departamentales, manufactura (fabricación de maquinaria y equipo), inmobiliarias, peluquerías y salones de belleza.

Los gimnasios y clubes deportivos pueden abrir al 70 por ciento en áreas al aire libre y al 50 por ciento en espacios cerrados. Al 75 por ciento abren servicios administrativos, profesionales y técnicos, de consultoría y asesoría. Al 80 por ciento abrirán ventas de enseres y computadoras.

Las actividades esenciales que operan con capacidad normal son las de seguridad pública, procuración e impartición de justicia, legislativas, hospitales y servicios médicos, comercio al por menor de alimentos (mercados de alimentos, supermercados, tiendas de conveniencia, abarrotes, tortillerías, pollerías y similares). Se incluyen, además, bancos e instituciones financieras, pesca y agricultura, construcción, almacenamiento, lavanderías, minería y purificadoras de agua.

El gobernador Carlos Joaquín explicó que, independientemente de los porcentajes de aforo, no hay que olvidar que se deben cumplir con las medidas preventivas de higienización y los protocolos establecidos, así como con los hábitos esenciales como el distanciamiento, el uso de cubrebocas y del gel antibacterial, y el empleo de los tapetes desinfectantes.

“Disminuyendo riesgos, evitando la tentación de relajar medidas, siendo más estrictos en esas medidas, podremos seguir hacia el color verde, que es el que necesitamos, pero estamos en el color amarillo”, explicó Carlos Joaquín.

Fuente: lajornadamaya.mx