Fuerza por México, sin aclarar falsificación de firmas ante el IEQROO buscará ser partido local

El viernes 9 de Julio, el pleno del Tribunal Electoral de Quintana Roo resolvió por unanimidad la restitución de Óscar Rébora por haber sido despojado ilegalmente de su candidatura como candidato suplente a la presidencia municipal de Benito Juárez por medio de documentación en la que se falsificó su firma en tres ocasiones, presentando incluso peritajes grafológicos para sustentar el fallo.

La autoridad electoral resolvió restituir la candidatura a Rébora y adicionalmente ordenó al IEQROO a que girara oficio y se diera parte a la Fiscalía General del Estado para esclarecer si existía delito derivado de la falsificación de dicha firma.

En la presentación de los documentos con firmas falsificadas para la sustitución de la candidatura en cuestión se verían envueltos al menos, el Presidente Estatal del partido Fuerza por México Mauricio Guillermo Espinosa Alemán, y el entonces Candidato a la Presidencia Municipal Issac Jánix Alanís, sin embargo, no serían los únicos ya que normalmente en un procedimiento de ese tipo deben tomar parte por el área jurídica y representantes del partido en el IEQROO.

Hasta el día de hoy, después de más de dos meses de que el TEQROO comprobó y sentencio  favor del demandante por la falsificación de documentos no se sabe de la integración de alguna carpeta de investigación y mucho menos ha sido esclarecida la responsabilidad de quienes prepararon y presentaron la documentación apócrifa por parte del partido Fuerza por México, ni tampoco del personal responsable del IEQROO directamente en la Dirección de Partidos Políticos a cargo de Claudia Ávila Graham quienes debieron revisar la veracidad de la identidad y documentación presentada para autorizar un trámite tan delicado como la renuncia a una candidatura.

Este caso denota una “extraña” y apática impunidad, en la que ni el TEQROO, ni el IEQROO, ni la FGE, ni los directivos del partido y ni siquiera al propio candidato restituido Óscar Rébora les interesa que se llegue al fondo del asunto, que es encontrar al o los responsables del delito de falsificación de documentos, mismo que se castigará, tratándose de documentos públicos, con prisión de cuatro a ocho años y de doscientos a trescientos sesenta días multa, según lo marca el artículo 243 del código penal federal.

Lo cierto es que “alguien” del partido Fuerza por México con pleno conocimiento de la dirección estatal y del entonces candidato titular, presentó en tres ocasiones documentación con firmas apócrifas ante el IEQROO perpetrando así la sustitución de la candidatura suplente a la presidencia Municipal de Benito Juárez para otorgársela a Filiberto Cuevas Navarrete, quién señala que le fue ofrecida por el mismo Issac Jánix, dicho que se respalda con el video subido a Facebook por el mismo Issac donde lo reconoce como su candidato suplente.

Así las cosas, mientras el pueblo continúa pagando estas trampas en los procesos electorales, parece ser que en el partido Fuerza por México confían en el manto de impunidad que los cubre en este caso y se atreven a anunciar que de una forma u otra participará en las próximas elecciones.

¿Con que calidad moral buscarían su registro como partido local?