De tu arte a mi arte… Marybel Villegas desconoce a su padrino Roberto Borge

Desvíos de funcionarios de la delegación de SEDESOL en Quintana Roo a favor de candidatos del PRI habían sido denunciados desde abril del 2015; Dos años después y uno como titular los reconoce la actual Delegada federal Marybel Villegas Canché.

nota_liconsa_abr_15_2015

Resulta sorprendente hasta dónde puede llegar el cinismo al interior de la política, y la muestra la dio la todavía delegada de SEDESOL en Quintana Roo Marybel Villegas Canché quien señalo de forma directa a dos de sus subalternos y allegados al ex gobernador Roberto Borge Angulo, de haber cometido actos de corrupción en perjuicio de programas sociales de la delegación que ella encabeza.

Este martes en un encuentro con los medios de comunicación en Chetumal, la delegada de SEDESOL, Marybel Villegas Canché, aseguró que desde el Gobierno de Borge Angulo se desviaron más de 45 millones de pesos dirigidos a programas para construcción de techos y pisos de concreto, los cuales empleó en su estrategia “Basura por alimentos”, que sólo resolvía momentáneamente la insuficiencia alimentaria de los habitantes de las zonas marginadas del Estado.

Señalo que Karla Blancas Pizaña fue destituida como delegada de Liconsa en Quintana Roo, por el desvío de varios millones de pesos que presuntamente también fueron utilizados ilegalmente para beneficiar al PRI y sus entonces candidatos.

Se refirió a los programas de la administración de Roberto Borge Angulo y consideró que estos no dieron buenos resultados, ya que lejos de aminorar la marginación, contribuyeron a que Quintana Roo tenga hoy índices de hasta un 30 por ciento de pobreza moderada y un 7 por ciento de pobreza extrema, citando datos oficiales de la encuesta 2014 del Consejo Nacional de Evaluación de Políticas de Desarrollo Social (Coneval).

Tan sólo en el 2016, de acuerdo con Marybel Villegas, fueron entregadas por el incondicional de Roberto Borge y aún delegado de Prospera, Mariano Angulo, un total de 30 mil tarjetas, aunque esto fue de manera discrecional y a modo de beneficiar a militantes del PRI, precisamente en un año electoral.

Abundó que en la sumatoria de los últimos dos años se benefició de manera sospechosa cerca de 60 mil personas que fueron afiliadas al programa Prospera de SEDESOL, por medio de la tarjeta PAL de apoyo a los programas “Sin Hambre” del Gobierno Federal y que administra SEDESOL.

Hay que recordar que la ex diputada y entonces presidenta de asuntos municipales de la XIV legislatura de Quintana Roo, abandonó el pasado 15 de Febrero su curul para negociar sin éxito la candidatura a la presidencia municipal de Benito Juárez, sin embargo, para evitar que por la negativa a otorgarle dicha candidatura cumpliera su amenaza de emigrar al PRD, recibió el 1 de Abril del ex gobernador Roberto Borge Angulo, la delegación de la SEDESOL en el Estado reconociendo en el acto oficial su amistad con el entonces mandatario.

Resulta por demás curioso que la delegada Villegas Canché haya esperado casi un año para acusar a la hoy destituida delegada del programa de abasto social LICONSA en Quintana Roo a Karla Teresa Blancas Pizaña , ya que esos mismos actos fueron denunciados ampliamente en Abril del 2015 por Noticaribe, un reconocido diario digital, de manera que al asumir la titularidad de la delegación Marybel Villegas debió proceder al esclarecimiento de ese asunto en lugar de guardar silencio, en lugar de hacer honor a la amistad con el ex gobernador Borge.

Ahora bien, en un ejercicio de total transparencia se tendría que iniciar una investigación a fondo y determinar si la propia delegada incurrió en responsabilidades por acción u omisión, toda vez que al momento de asumir el cargo se debieron detectar todas las anomalías operativas y administrativas mediante un arqueo general, obligado en el proceso de entrega recepción por el cambio de delegado, en cuyo caso Villegas Canché se debe separar del cargo y dar todas las facilidades a las autoridades correspondientes con el fin de no ser copartícipe de la investigación o para obstruir la acción procesal.

Fuente: Javier Cataño Leal con información de lucesdelsiglo.com