Alcohol adulterado, millonario negocio; Eduardo Mariscal

La venta de alcohol adulterado ha sido durante muchos años el mejor negocio que ocurre en centros nocturnos y discotecas de la zona hotelera, principalmente.

El reciente desmantelamiento que la PGR hizo de un laboratorio de producción de alcohol adulterado, que, se presume, surtía a la zona hotelera y bares de la ciudad, estaba bajo el nombre de la razón social “Dijo mi mamá que siempre no”, puso al descubierto que existen empresas que se manejan al margen de la ley, y peor aún, atentando contra la salud pública y la industria legal.

El reciente decomiso que la PGR ocurrió en una bodega de la Región 97, manzana 5, lote 19 de esta ciudad, tras la denuncia promovida por la empresa Vipamex S.A. de C.V. contra la empresa con razón social “Dijo mi mamá que siempre no”.

Trascendió que Luis Rodrigo Vargas Clemente, el abogado Gabino Andrade Romero y su hijo Edmart Andrade Martínez, estarían involucrados con la bodega, ya que la empresa “Dijo mi mamá que siempre no”, es la misma contra la que procedió, y que por cierto en el gobierno de Julián Ricalde tuvieron enlace con Siresol, para el manejo de la basura, cuyo negocio les fue un fracaso.

Casi al final del 2015, el entonces director del Sistema de Administración Tributaria (SAT), Aristóteles Núñez, reveló que hay siete empresas relacionadas y una cadena de distribuidores intermediarios, así como restaurantes y negocios.

Explicó que la gente se puede dar cuenta cuando un marbete es falso e inexistente, en relación a la etiqueta de las botellas.

Lo anterior luego de que el SAT hizo, junto con la Comisión Federal contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) el decomiso, en varias bodegas, de un millón de litros de alcohol adulterado, envasado en garrafas para su distribución en los centros turísticos, y particularmente en los hoteles todo incluido, con todo y la afectación a la salud de los consumidores.

El director de Fiscalización, Eduardo Mariscal de la Selva dejó en claro la revisión y decomiso de alcohol adulterado, sólo corresponde a la Secretaría de Salud, a través de la Cofepris, y que la autoridad municipal sólo actúa como apoyo para ingresar a algún establecimiento.

Dijo que las empresas deben ser responsables con el manejo del alcohol, ya que en ello va su prestigio y también la salud de sus clientes.

Por su parte, informó que como parte del operativo de Semana Santa, se incrementó el personal a su cargo, hasta 85 personas, que además de hacer los operativos de rutina, para verificar lo relativo a las licencias de funcionamiento, también habrá un dispositivo oficial en la zona hotelera y primer cuadro de Cancún.

Se trata, agregó, de evitar que los negocios con venta de alcohol se quieran exceder en sus “horas extras”, pero también vigilar que no haya ingreso de menores de edad a los centros nocturnos.

Fuente. PorEsto.net