Perla en su informe, no informó nada.

Presumiendo su total falta de educación Perla Tun Pech, concluyó su “primer informe de gobierno”, resultando un discurso populachero de su campaña electoral evitando hablar de dinero en arcas y cuentas del ayuntamiento, inversiones en obra pública, el estado que guarda la seguridad pública, aplicación de recaudación para atraer turismo.

Regidores vistieron de negro para patentizar el luto que vive administrativamente el municipio.

No hubo cuentas claras para el municipio de Cozumel, apenas el único desgastado mensaje electorero ante unas 600 personas que ocuparon un salón de tres del Centro de Convenciones.

No estuvo la clase política ni el grueso de empresarios de Cozumel, apenas uno que otro. La mayor parte fueron trabajadores municipales obligados a llevar familiares para nutrir el salón y ni porque colocaron gradas afuera del recinto, se ocuparon.

A eso de las 20 horas, hizo su arribo el gobernador de Quintana Roo, Carlos Joaquín González, acompañado de su esposa Gabriela Rejón de Joaquín.

Desde la percepción de esta alcaldesa, a Cozumel lo tomó “desde las cenizas”, presumiendo como logro de un año de trabajo, sacar las sesiones d cabildo a parques, un paupérrimo festival del Día de Muertos que según hizo turismo y que dan provecho a proveedores locales.

Su informe no resiste el mínimo análisis, cayendo en lo irrisorio cuando dijo que han sido “responsables en el gasto público, responsables en cuidar centavo que ustedes los cozumeleños han depositado con confianza en nuestras manos”.

Otra de sus frases rebatibles fue “la eficiente administración planeación del gasto público. Hoy nuestras finanzas y nuestra administración pública están guiadas, no están inventadas, no están maquilladas. Están basadas en una realidad, donde cada dirección tiene un presupuesto, donde cada centavo se cuida en cómo lo vamos a invertir en el gasto público”.

Aunque un solo caso publicado por este medio de comunicación que ha desenmascarado a gobierno de Perla Tun Pech, como pésimos administradores, despilfarradores, con cifras inventadas y maquilladas, sin responsabilidad de cuidar cada centavo de los impuestos que pagan los contribuyentes y que finalmente benefician con millones de pesos a una empresa, es el contrato firmado con la compañía de seguridad privada a quien dijeron por Transparencia haber contratado 20 guardias, pagando 110 mil pesos mensualmente y que el convenio se hace cada mes.

Sin embargo POR ESTO! dio a conocer que el contrato fue por 2 millones y medio de pesos por siete meses que duró el acuerdo, y es que si fueran buenos administradores y responsables, no habrían corrido a los seis mandos medios de la policía municipal ni a los 15 cadetes durante la primera quincena de octubre del 2016, que en total sumaron 21 personas. Es decir, corrieron a 21 para contratar a 20 personas, pagándoles más de 400 y 600 pesos por turnos al día, que finalmente derivaron en que pagasen hasta dos millones y medio de pesos, cuando se pudieron ahorrar ese dinero con la partida presupuestal de donde se paga a los policías.

Y se atrevió a hablar casi en forma de reclamo al gobierno del estado que la Administración Portuaria Integral de Quintana Roo, genera mucho dinero y que Cozumel solamente recibe un porcentaje menor, y dejando entrever su sueño que esa enorme fuente de ingresos se quede en Cozumel, que en manos de esta administración resultaría sumamente riesgoso.

Al final de su discurso de casi media hora, para tratar de disfrazar un informe con una arenga de campaña, se retiró del estrado para saludar a los regidores, causando el ridículo público para ella sola, porque al llegar donde estaba la regidora Georgina Ruiz Chávez, esposa del ex presidente municipal Fredy Efrén Marrufo Martín, no la quiso saludar siguiéndose de largo, evitando al también regidor José Luis Chacón Méndez, ante al jubilo y gritos de los obligados a asistir, algo que reconfortó su maltrecho ego, y eso que desde antes no quiso contacto con los dos regidores a quienes debió entregar copia del “informe”, pero se los envío por medio de una edecán.

Perla Tun Pech, pudo haber obligado a los asistentes a guardar silencio porque se trataba de una sesión de cabildo solemne, pero no lo hizo, e inmediatamente abandono en la soledad la plataforma.

En tanto que el gobernador Carlos Joaquín González, se acercó a la regidora Georgina Ruiz Chávez, para decirles “yo a ustedes sí los saludo”, y enseguida lo hizo al igual que con el regidor Chacón Méndez, siendo que ambos son emanados del PRI, pero en Cozumel, únicamente Perla Tun Pech, ve a los priístas como una especie de enemigos.

De igual modo, Gabriela Rejón, esposa del gobernador, se acercó a la regidora a saludarla, contrario al desplante de Tun Pech.

Hasta el momento, este informe de gobierno ha sido el único que se ha realizado en espacio cerrado, todos los demás en lugares abiertos, el motivo es que la gente no iba a asistir como en otros municipios, por eso buscaron un foro cerrado y reducido que diera la impresión de una importante asistencia.

Este “informe” fue considerado uno de los más costosos, pero seguramente las cifras no las querrán dar a conocer, contando con una producción de video, la renta del local, el arco detector de metal, entre otras cuestiones.

Uno de los datos refutables es que el proyecto de Cozumel destino inteligente, según les iba a costar 50 millones de pesos porque la anterior administración así lo había informado, pero que ellos lo hicieron con 14 millones, cuando en los documentos no se refiere más que a los 14 millones de pesos, y fue proyecto de las pasadas autoridades, en resumen no hubo un avance, ni obras, sino un marcado retroceso.

Fuente: poresto.net