En Lázaro Cárdenas; “cuando hay ruido es que agua lleva el río”

Ante la cercanía de los procesos electorales del próximo año, en todo el País se comienza a escuchar ruido y en el caso de Quintana Roo con mucha más razón.

Por primera vez en muchos años en Quintana Roo el panorama político se percibe distinto y único, por un lado, no habrá un PRI aplastante e imponente, tampoco una alianza predominante que aún en el gobierno no termina de convencer y un partido nacionalmente dominante pero sin estructura electoral en el estado y con intenciones de reciclar cuadros de mala fama como lo es MORENA.

Por lo anterior cobran especial relevancia los partidos mal llamados pequeños como PES, MC, o los nuevos como el caso del llamado partido Joaquinista que posiblemente se estrenará en este municipio con Joel Herrera Cetina como su candidato.

Joel Herrera Cetina actualmente participa en la formación del Partido Confianza por Quintana Roo, que a pesar de que logre su registro, no podrá participar en las elecciones de 2018. Su eventual nominación por el Frente, entonces, sería como ‘externo’.

En realidad, el PAN y PRD en Lázaro Cárdenas están seriamente disminuidos y carecen de figuras ‘frescas’ para dar la pelea.

Ante este escenario un hombre como Josué Nivardo Mena Villanueva puede marcar la diferencia y definir los destinos de la próxima presidencia municipal.

Nivardo como se le conoce en estas tierras, ha forjado su capital humano y político en base al contacto personal de muchos años con los pobladores del municipio y sus ideales hacen sentido con las expectativas populares.

Se ha mencionado que la reciente firma del acuerdo de unidad nacional promovido por Andrés Manuel López Obrador colocaría a Nivardo Mena como candidato “natural” de MORENA para la presidencia municipal, sin embargo, la actual falta de definición y turbiedad en las coordinaciones distritales, sumadas a las contradictorias ideas de otorgar el perdón con borrón y cuenta nueva para poder lanzar personajes nefastos de la política estatal con miras a representar a ese partido, alejan más la posibilidad de que un verdadero representante popular como Nivardo quede como abanderado del partido de la esperanza liberándolo para escuchar otras ofertas mas coherentes.

Lo cierto es que la gente ya siente que la llama del cambio está encendida y si es posible llevarlo a cabo, de manera que alguien con las características, peso y presencia de Nivardo Mena Villanueva desde cualquier partido político  o alianza electoral podría capitalizar ese sentir y truncar hasta los sueños de re-elección del actual presidente municipal Emilio Jiménez Ancona quién fue impulsado por la alianza PRI-PVEM-PANAL.

Con información de Noticaribe Javier Cataño Leal