Liberán órdenes de aprehensión contra Fabián Vallado y Agustín Lara Souza

  • Los “valets” personales de Roberto Borge Angulo ingresaron a la lista de los 65 saqueadores que investigan las autoridades federales y locales

  • Fabián Vallado Fernández y Agustín Lara Souza, respectivamente, ya son considerados prófugos de la justicia y buscados por las autoridades

  • Ambos personajes, ligados al ex mandatario por proporcionarle protección, alimentación y todo lo necesario en su estancia en la cárcel de Panamá

STAFF SOL QUINTANA ROO

Fabián Enrique Vallado Fernández y Agustín Lara Souza pasaron a formar parte de la lista de los 65 ex funcionarios del gobierno de Roberto Borge Angulo identificados como presuntos saqueadores o cómplices en el desvió de más de 11 mil millones de pesos que desaparecieron del erario público entre 2011-2016.

De acuerdo con investigaciones realizadas por Grupo Sol, a través de su red de reporteros del periódico en línea www.solqr.com.mx, un juez libró las órdenes de aprehensión en contra de Fabián Enrique Vallado Fernández (a) Fabiruchis y Agustín Lara Souza (a) “Tacón”, respectivamente, por estar ligados de manera directa al desvío de fondos del erario público, peculado y enriquecimiento ilícito, entre otras.

De manera extraoficial, Grupo Sol logró averiguar que en la Fiscalía General de Quintana Roo se desempolvan los expedientes elaborados en su momento, en los cuales existen pruebas suficientes para procesar a este par de individuos, así como para la aclaración de dónde obtienen millones de pesos para realizar sus acciones y pagar protección, bufete de licenciados, entre otras, para su ex jefe político.

Como se recordará, Fabián Enrique Vallado Fernández inició su carrera política en la administración del presidente municipal Alor Quesada, como administrador en el área de comunicación social; posteriormente, con la ayuda de amigos y conocidos fue recomendado para ser el secretario privado de Borge Angulo, durante su precampaña a la gubernatura de Quintana Roo.

Posteriormente, por su “excelente” trabajo llegó a la secretaria privada del ya entonces gobernador Roberto Borge Angulo, donde inició un cúmulo de actos que a la postre lo hicieron millonario gracias a su habilidad de convencimiento sobre temas específicos.

De andar en un eclipse de modelo antiguo y ser el hijo de un ex regidor, pasó a formar parte de la élite política y de hablarse de tú a tú hasta con el delegado del PRI en Quintana Roo, Ulises Ruiz, con quien pactó y llenó sus maletas de billetes.

El saber tanto y haberse convertido en la mano derecha de Roberto Borge Angulo lo llevó a que fuera premiado como Delegado en Quintana Roo de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol), puesto desde dónde utilizó los recursos federales para complacer a sus amigos y hasta intentar robarle la candidatura a su prima política, Laura Fernández Piña.

Su ambición de poder y su falta de tacto y madurez política lo llevaron a que salieran a la luz pública muchas de las conversaciones que tuvo con algunos personajes de la política, hasta una en la cual humilla a la actual presidenta municipal de Puerto Morelos, a quien la llamó mujer de la vida galante.

Por dichas conversaciones fue despedido del puesto y se inició una investigación en contra de su persona, autorizada por el ahora candidato a la presidencia de la República por el Partido Revolucionario Institucional, José Antonio Meade Kuribreña, quien en ese entonces era secretario de la Sedesol federal.

Hoy, de nueva cuenta, Fabián Enrique Vallado Fernández está en el ojo del huracán, y de no haber impedimento o complicidad alguna por parte de las autoridades del “gobierno del cambio”, tiene puesto un pie en la cárcel.

Vallado Fernández, al igual que Agustín Lara Souza (a) “Tacón”, durante el sexenio de Roberto Borge Angulo jugaron un papel importante en la desvío de recursos. “Tacón”, a través de la dirección de Servicios General desvió millones de pesos a favor de su jefe.

Desde el mes de mayo de 2014 no pagó rentas de muchos inmuebles que eran vigilados y/o estaban a su cargo. Además de tener el trabajo en el Gobierno del Estado, también estaba encargado de vigilar que no le faltara nada a la familia del ex mandatario.

Prácticamente, su verdadero trabajo era supervisar algunos negocios y propiedades del ex gobernador y ver que todo marche a la perfección. De hecho, un grupo de trabajadores a su cargo sólo se preocupaban por los aspectos y negocios personales de Borge Angulo.

Ambos personajes tienen mucho que aclarar a las autoridades, como sus viajes con costos millonarios al extranjero y de dónde sacan tanto dinero para lujos y tener decenas de propiedades a su nombre, sin dejar pasar que se han hecho ricos en sólo un sexenio que duró cinco años.

Fuente: solqr.com.mx