Las pifias de López Obrador, dañan mas a MORENA que los ataques externos.

Aunque lo que hoy tenemos, absolutamente claro, es la designación de candidatos más que incómodos en los Estados. Basta voltear a ver a Quintana Roo donde el PRI perdió la elección por el hartazgo que existía en grandes sectores sociales ante el gobierno que encabezó Roberto Borge.

En esa entidad Morena nombró como candidata a senadora a Marybel Villegas. Una mujer ligada ampliamente a Borge y al exgobernador Félix González Canto, para quienes trabajo. Una mujer que ha sido comodín de sus intereses por muchos años, y que ha “militado” en el PVEM, el PRD, el PAN, el PRI y ahora en Morena.

Es decir, no podemos hablar de impecabilidad ideológica.

Es una candidata abiertamente rechazada por la sociedad, una verdadera “chapulina”, una vividora del erario en toda la extensión de la palabra.

¿Por qué razones hacerla candidata al Senado? Es la apuesta más absurda, lo que puede restar votos en verdad, en una zona del Estado, el Norte, Cancún, donde López Obrador le ganó al PRI en la pasada elección presidencial.

Son estas asociaciones, estas “alianzas” las que vienen a confundir a la población. ¿Qué sentido tiene rodearse de escoria política, de personas que son rechazadas socialmente, de políticos asociados a priístas en la cárcel?

Surgen dos interrogantes, la primera qué estaría pensando, sopesando, Andrés Manuel en caso de decidir personalmente estas candidaturas. La segunda, quiénes influyen en estas decisiones y por qué, incluso hacen pensar si no estarán “infiltrados” para hacerle perder.

Porque la fuerza de la candidatura de Andrés Manuel no ha podido deteriorarse desde fuera. Y hoy estaría minándose desde sus propias entrañas.

Fuente: la-prensa.com.mx | Isabel Arvide