El debacle del Partido Verde en Quintana Roo

El otrora partido gobernante en Benito Juárez, el Partido Verde, pasó de primera fuerza en esa demarcación, a perder el registro en Quintana Roo, y retorna a la condición en la cual se encontraba en el 2002, cuando postuló a Juan Ignacio García Zalvidea y ganó la presidencia municipal.

En las elecciones federales, el Partido Verde no logró los votos necesarios para mantener el registro en seis entidades federativas, entre ellas Quintana Roo, además de Campeche, Coahuila, Querétaro, Sinaloa y Tamaulipas.

En las elecciones del 2016, la coalición PRI-PV retuvo la presidencia municipal de Benito Juárez con Remberto Estrada, y la mayoría de votos fueron para el PV.

La situación cambio ahora y no solo pierden la presidencia municipal ante la conductora Mara Lezama que arrasó en las elecciones postulada por MORENA, sino que derivado de los comicios federales, en la entidad se quedan hasta sin registro.

LA DESOLACIÓN DEL PRD

En la casa de enfrente, a sus 30 años de fundación, el Partido de la Revolución Democrática (PRD), atraviesa uno de sus peores momentos, prácticamente desaparecido en el país y, en Quintana Roo, se fue al hoyo.

Abandonado y traicionado por sus militantes que, ante la debacle del organismo político saltaron del barco y se treparon al galeón llamado MORENA, en el PRD ya ven como su salvación una posible alianza con MORENA en el 2019.

Y es que a días de la jornada electoral, diputados federales y locales, se sumaron públicamente a la campaña de Andrés Manuel López Obrador, no querían quedarse fuera de la jugada.

Por otro lado, los pocos militantes que le quedan al sol azteca se echan culpas mutuamente, pero además reclaman el hecho que, en municipios donde tenía posibilidades de triunfo, no hubo operación política por parte del ejecutivo estatal. Son los nuevos tiempos de la democracia.

En ese partido no solo se enfrentan a la triste realidad que han desaparecido del mapa político, sino que también han quedado fuera del gabinete estatal, o al menos de los cargos de primer nivel.

A ello se suma que en las elecciones del 2019, cuando se renueve los 25 diputados locales, ya no podrá coaligarse con el Partido Acción Nacional, aliado en el 2016 y 2018, puesto que los panistas no quieren saber nada de los perredistas, de ahí que en el sol azteca ya voltearon la vista hacia el nuevo partido ganador, MORENA.

La cruda electoral que se vive en el PRD durará varios meses, quedaron triturados en todos los municipios y desaparecidos en algunos, perdieron los principales demarcaciones, la capital del estado donde en el 2016 arrasaron.

Y digo que el PRD quedó triturado porque si bien contendieron en coalición con el PAN, los electores prefirieron darle su voto al blanquiazul que al sol azteca.

Por ejemplo, en municipios como Solidaridad, hubo urnas donde mientras que el PAN obtuvo 147 votos, el PRD solo 12, y se supone que era precisamente uno de sus bastiones políticos.

Así las cosas en el desolado PRD. Hasta la próxima.

Fuente> sipse.com