Fraude, represión y hasta homicidio gravitan en torno a Bartlett

López Obrador lo hará director de la Comisión Federal de Electricidad, pese a que su nombre –que evoca las prácticas más oscuras del priismo del siglo XX– está irremediablemente ligado al asesinato de Manuel Buendía y al fraude de 1988, entre otras cosas. Se trata de Manuel Bartlett Díaz, de quien el hijo de Manuel J. Clouthier afirma: “Es la antítesis de los valores democráticos que deberían distinguir al gobierno que va a empezar”.

CIUDAD DE MÉXICO (Proceso).- Político de mano dura, Manuel Bartlett Díaz vuelve a ser sujeto de un riguroso escrutinio debido a su autoritario desempeño como secretario de Gobernación en el sexenio de Miguel de la Madrid, cuando se le involucró en fraudes electorales, acoso a la oposición y represión a periodistas, incluido el brumoso asesinato de Manuel Buendía.

Pero las críticas a Bartlett por su pasado alcanzan también a Andrés Manuel López Obrador, quien lo designó, para el próximo gobierno, como director general de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), empresa estatal desmantelada por la privatización del sector energético, a la que ambos se han opuesto.

Las más contundentes críticas al nombramiento de Bartlett provienen de Tatiana Clouthier –coordinadora de la campaña de López Obrador y próxima subsecretaria de Gobernación–, y sobre todo de su hermano Manuel, hijos de Manuel Clouthier del Rincón, Maquío, candidato presidencial panista en 1988.

“(López Obrador) está nombrando a un autoritario y a un represor que, para mí, es la antítesis de los valores democráticos que deberían distinguir al gobierno que va a empezar”, ubica Manuel Clouthier Carrillo, quien advierte que un personaje como él no podrá combatir la corrupción en la CFE.

“La corrupción no es nada más robarse el dinero, sino también abusar del poder. La corrupción es una manifestación del abuso del poder, y si alguien representa el peor abuso del poder en la historia del país se llama Bartlett en el sexenio de De la Madrid. ¡Por supuesto!”

Presidente de la Comisión Federal Electoral “que tramó la fraudulenta elección de julio de 1988, a cuyos candidatos Clouthier, Cuauhtémoc Cárdenas y Rosario Ibarra oficialmente venció Carlos Salinas, Bartlett no cometió un agravio sólo contra estos personajes, sino contra el país y los valores democráticos”, precisa el hijo de Maquío, quien, en entrevista, acusa:

“El nombramiento de Bartlett implica que Andrés Manuel no tiene ningún respeto para la familia Clouthier, para Cárdenas y para los mexicanos democráticos que luchamos en la época de los ochentas.”

En contraste, otro expanista, Germán Martínez Cázares, a quien López Obrador perfila como director general del Instituto Mexicano del Seguro Social, respalda a Bartlett. “Estoy seguro que va a ser un buen funcionario”, dice en entrevista por separado.

En 2006, como representante del PAN y de Felipe Calderón ante el entonces Instituto Federal Electoral, Martínez Cázares acusó a Bartlett de ser “artífice del fraude de 1988 y presunto asesino del periodista Manuel Buendía”, abatido a balazos en 1984.

Bartlett demandó por daño moral a Martínez Cázares y, tras seis años de litigio, éste ganó el juicio en la Suprema Corte de Justicia de la Nación con un proyecto de sentencia –aprobado por unanimidad– elaborado por la ministra Olga Sánchez Cordero, próxima secretaria de Gobernación.

“Yo tengo memoria y no tengo rencor. Estoy dispuesto a colaborar con Bartlett, desde cualquier posición que yo tenga, para que sea exitoso el gobierno de López Obrador”, subraya Martínez Cázares.

Y le tiende la mano: “Estoy dispuesto a estrechar la mano de Bartlett para que el gobierno de Andrés Manuel sea un éxito”.

Fragmento del reportaje especial publicado en Proceso 2179, ya en circulación.

Fuente: proceso.com.mx