A 19 meses de incapacidad del fiscal e indiferencia del Gobernador de Quintana Roo, cuadripléjico busca justicia con AMLO

El oriundo de Playa del Carmen fue agredido en enero de 2017 por su vecino, Rodrigo Galán, situación que le ocasionó fracturas en las cervicales y daño severo en la médula espinal

Roberto González, acompañado por sus familiares acudió a la casa de transición de AMLO.

Ciudad de México.- A bordo de una ambulancia y en camilla, Roberto González, llegó con ayuda a la casa de transición para pedir justicia al presidente electo Andrés Manuel López Obrador, debido a que desde hace 19 meses recibió una golpiza de sus vecinos que lo dejó cuadrapléjico y al día de hoy no hay detenidos.

Encamillado, Roberto, rodeado de tubos y bajo la supervisión de dos paramédicos, se colocó justo en la entrada de la casa de transición, mientras un grupo de familiares y amigos, con pancartas, exigieron justicia y que el oriundo de Playa del Carmen, Quintana Roo, sea atendido por López Obrador.

“Sería un honor que salga Obrador”, “19 meses esperando justicia”, justicia para Roberto González” y “un niño espera justicia para su padre”, fueron algunas las consignas que gritaron los familiares frente a las oficinas de presidente electo.

La esposa de Roberto, Rosalía Pérez Andrade, fue recibida por Leticia Ramírez, encargada de atención ciudadana del próximo presidente.

Rosalía Pérez, esposa de Roberto, informó que no se moverán de la casa de transición hasta que López Obrador salga a recibirlos.

Mientras que el equipo del presidente electo prometió darle atención jurídica y asesoramiento por parte de los asesores de la próxima secretaría de Gobernación.

“Estamos desesperados, hemos tocado muchas puertas, hemos tocado las puertas del jurídico, del fiscal, y no nos han escuchado. Estamos desesperados”, dijo Rosalía.

En enero de 2017, Roberto González exigió a su vecina Fernanda Salcedo Medrano que paseara a sus perros con correa.

La mujer enfureció y llegó con su esposo Rodrigo Galán, a la casa de Roberto para golpearlo por varios minutos, lo cual le provocó fracturas en las cervicales y daño severo en la médula espinal.

Los familiares de Roberto denunciaron desde hace 19 meses y el fiscal del estado de Quintana Roo nunca los quiso recibir.

Roberto estuvo algunos meses en el Centro Nacional de Rehabilitación y ahora se encuentra en una casa de la Ciudad de México, debido a que perdieron su condominio en Playa del Carmen.

Fuente: eluniversal.com.mx