La esperanza de Holbox es Nivardo Mena para resolver emergencia sanitaria

La llegada de Josué Nivardo Mena Villanueva a la alcaldía del municipio de Lázaro Cárdenas nos trae esperanza. Sabemos que tiene interés para solucionar el problema, ese es su principal reto: Franklin Campos

La isla de Holbox se mantiene en emergencia sanitaria desde hace cuatro meses: acumula seis mil toneladas de desechos en el relleno, y con las lluvias que provoca la tormenta tropical Isaac, la situación se agrava porque los lixiviados que provoca el agua se filtran a la laguna Yalahau o Conil.

En charla exclusiva con La Jornada Maya, al pie de la playa Naña, al oeste de la ínsula, Franklin Campos Ancona, integrante del Consejo de Desarrollo de Holbox y ex responsable del sitio de transferencia, señaló que al lugar sólo le resta media hectárea de las que abarca para seguir recibiendo basura.

Habló del último intento estatal, por medio de la Secretaría de Ecología y Medio Ambiente (SEMA), que sólo envió maquinaria para hacer montañas de arena, lo que sirvió para abrir más espacio de recepción en un esfuerzo por atender el incontrolable conflicto de los desperdicios en el sitio de transferencia, “que ahora es un basurero a cielo abierto”.

Aseguró, sin embargo, que no todo es sombrío: la llegada de Josué Nivardo Mena Villanueva a la alcaldía del municipio de Lázaro Cárdenas “nos trae esperanza. Sabemos que tiene interés para solucionar el problema, ese es su principal reto”.

“Más o menos calculamos que en el sitio, que ahora es un basurero a cielo abierto, se calcula más o menos que hay como unas seis mil toneladas de basura allá, casi está lleno. Durante la temporada del tiburón ballena fue excesiva la acumulación por la cantidad de gente y porque no se había hecho un trabajo de saneamiento hace mucho rato”, dijo.

Citó que Holbox produce actualmente más o menos, en temporada alta, de 25 a 30 toneladas diariamente; lo normal vienen siendo de 10 a 15, casi se duplica diariamente cuando son vacaciones, lo que ha llevado a que ya se haya cubierto casi la totalidad de las cuatro hectáreas que donó el ejido en 2011.

“Quedará media hectárea para llenar el sitio de transferencia, y luego la basura se tendrá que ir depositando alrededor del cementerio, fuera del basurero. Serían como mil toneladas más; calculo que para fines de septiembre se estaría cubriendo. Si hablamos de 20 toneladas diarias, serían más o menos 600 para cubrir lo que falta”, mencionó.

Saneamiento

Citó que la SEMA trae un proyecto que inició el pasado jueves seis de septiembre con la empresa Eco-V (Cancún y Playa del Carmen), más que nada busca los desechos orgánicos, con maquinaria para procesarlos y hacer alimento para aves y puercos.

Añadió que la propuesta es buena, pero las autoridades municipales tendrán que pedirle que también saque todo lo que quedaría después de los orgánicos para llevarlo al relleno sanitario de Kantunilkín (56 kilómetros al sur de la isla: 12 del cruce a Chiquilá, y 44 a la cabecera municipal del municipio de Lázaro Cárdenas).

“Te doy la concesión para que proceses lo que son los restos de comida, que son los orgánicos, pero también me apoyas para sacar todos los inorgánicos y llevarlos al relleno sanitario de Kantunilkín y dejar el sitio de transferencia limpio y controlado”, consideró Franklin, quien añadió que el costo de sacar la basura de la ínsula es bastante alto.

“El cruce en el ferry es lo que nos lleva más dinero. Más o menos si pasas un volquete de 14 toneladas está saliendo casi en cinco mil pesos, nada más por el cruce, y la empresa sólo podría pasar dos o tres al día”, explicó.

-Eco-V viene de Cancún, donde estaba haciendo unos trabajos con el municipio, pero al parecer no les fue muy bien, y lo que quiere en Holbox es trabajar particularmente y hacer sus acuerdos con hoteles y restaurantes, y un pago extra para que se pueda hacer el trabajo de la recuperación de la basura-.

“Estamos en un permanente riesgo sanitario, al borde de una emergencia sanitaria al tener esa basura acumulada porque las lluvias lavan los lixiviados y se van directo a un pequeño cuerpo de agua a 20 metros del sitio de transferencia, que desemboca al mar del lado de la isla de La Pasión y desemboca en la laguna Conil o Yalahau, que es un área de alimentación de aves, y de reproducción de peces”, dijo y añadió:“Prácticamente todos los lixiviados que se lavan por medio de la lluvia se van a esa laguna, no sólo eso, sino también todo lo que se desecha del Centro de Salud: agujas, jeringas, gasas y baterías, todo tipo; entonces, no hay una separación por falta de personal”.

Una lista

Explicó que le pasaron una lista al presidente saliente, Emilio Ancona Jiménez, con todas las necesidades de limpieza para la ínsula. Se necesitan más de 40 empleados: 16 en el sitio de transferencia, seis para la recolección y separación, y 20 para la limpieza de calles, avenidas y espacios públicos para dejar completamente limpia a Holbox.

“Realmente el municipio no tomó su responsabilidad para hacer el trabajo; el Cabildo no aprobó a las diferentes empresas que propusimos para hacer el trabajo. Vinieron de Monterrey; hubo una propuesta de una brasileña por medio de Denisse de Kalafe, también Ecosur de Mérida; Yucatán; la empresa Ecolsur, con sede en Umán (Yucatán)”, aseveró.

“Nunca se hizo algo, no hubo una concesión porque no se llegó a los términos o cláusulas. No hubo ningún acuerdo, se fue el tiempo: ya se fue la administración y se quedó el problema otra vez. Ahora tendremos que platicar con Mena Villanueva, que el primero de octubre tomará posesión como nuevo presidente municipal”, mencionó.

“Sabemos que Nivardo realmente tiene interés para solucionar el problema de la basura y debe poner más atención a Holbox, que es la parte turística que da presencia a todo el municipio. Vamos a platicar con él; vemos que hay buenas intenciones de su parte; quiere trabajar por y para Holbox”, concluyó.

Fuente: lajornadamaya.mx