Inseguridad afecta a la afluencia turística

Mientras turisteros de Cancún están con todo en la Feria Internacional de Turismo –Fitur– para asegurar el flujo de visitantes europeos en las próximas temporadas, la hotelería del destino tocó uno de sus puntos más bajos en operaciones en lo que va del año, aunque mantiene la expectativa favorable para lo que será el cierre de la temporada de invierno.

Los indicadores que dicta la hotelería organizada, ubican a Cancún con ocupaciones del 72 hasta el 75% en la hotelería de todo incluido, que arrancó el año con un promedio de ocupación del 87% y que ahora se sostiene en 73%.

Este comportamiento, señala la hotelería, si bien es normal, está siendo un poco inferior al de años anteriores, quizá por la percepción de inseguridad y por los factores que le han pegado al mercado norteamericano, el principal proveedor para este destino. Mejor dicho al estadunidense, puesto que el canadiense sigue vigoroso.

El estadounidense, sin embargo, señalan líderes turísticos como Francisco Madrid, director general de la Facultad de Turismo de la Universidad Anáhuac y analista en políticas del sector turístico, sigue viajando y el año anterior registró el mayor porcentaje de viajes al extranjero de su historia, pero no están llegando a México. Esto se deriva de muchos factores que se han dado, principalmente de la percepción de inseguridad, pero también de otros factores políticos y económicos que inciden en la intención de viaje y esto se refleja con mayor claridad en mercados como Cancún que son altamente atractores de este segmento turístico.

De acuerdo a la hotelería del destino, este mercado sigue mostrando un descenso en su ritmo de crecimiento y aunque no se han tenido números negativos, el crecimiento del uno por ciento comparado con el 10 o 12 por ciento que se registró en años anteriores es notorio y así se nota en las ocupaciones hoteleras.

Este indicador sin embargo no se comparte con el turismo canadiense, que sigue en franco crecimiento y que sí ha mostrado un mayor interés por el destino y así lo demuestran las estadísticas que reportan agencias de viajes y aerolíneas.

El tema del turismo estadunidense, se señala, es más complejo y quizá no se haya tenido una correcta comunicación con este mercado para seguir incentivando su llegada y su crecimiento, lo que obliga a trabajar en estrategias específicas para volver a llamar su atención.

En el caso del Caribe Mexicano, la hotelería espera que a pesar de esos descensos que se están dando, se pueda cerrar con un buen indicador la temporada de invierno, y aunque este cierre de enero está siendo más lento de lo esperado, los frentes fríos podrían empujar a reserva de última hora hacía el destino y en ello se está basando la hotelería para subir en sus operaciones.

Fuente: poresto.net