Chacho reclama: Capella pasea en camioneta blindada y helicóptero mientras la gente es vulnerada por la delincuencia

El candidato a diputado local por Movimiento Ciudadano (MC) en el Distrito 2, Juan Ignacio ‘Chacho’ García Zalvidea, aseguró que los ladrones ya agarraron de ‘puerquitos’ a comercios, ante la complacencia e inoperancia de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) de Quintana Roo y su Mando Único, que no da resultados para arrestar a los delincuentes.

Aseguró que “de nada nos sirve su camioneta blindada y su helicóptero si la gente es vulnerada”.

De acuerdo con la propia SSP de Quintana Roo, instancia que controla la policía preventiva de Cancún a través del Mando Único, este destino vacacional ocupa el primer lugar nacional en robos con violencia a comercios.

Es decir, esta ciudad no solamente adolece casos de homicidios dolosos, sino también un promedio de 20 asaltos diarios a ese tipo de negocios; lo que se suma a robos a casa-habitación y transeúnte.

En el noveno día de actividades proselitistas, donde platicó con vecinos del fraccionamiento Calakmul en la súper manzana 209, así como con habitantes de Vista Real I, ‘Chacho’ reiteró el mal trabajo del titular de la SSP y la ineficiencia del Mando Único, que opera desde el 8 de noviembre de 2018.

“Es una barbaridad, desgraciadamente lo que llama más la atención es la muerte de las personas, pero perdemos de vista que el robo a la gente es lo que más molesta a los ciudadanos; que se meten a la casa, que roban los comercios, ya nos agarraron de puerquito, de cajero, unos dicen es que son muy grandes, no les afecta mucho, nos afecta a todos, porque tienen que cerrar y ya no hay servicio para la gente”, aseveró.

Y añadió que “aquí lo que está fallando es el Mando Único”.

También, expresó que el cambio de horario para venta de bebidas alcohólicas, propuesto por Alberto Capella para ‘reducir’ los índices de violencia y aprobado por la XV Legislatura, no tiene nada que ver con el asunto y exhibe la falta de estrategia de combate a la delincuencia.

Y al contrario, los crímenes van a la alza, pese a su restricción dentro de la Ley sobre Venta y Consumo de Bebidas Alcohólicas en el Estado de Quintana Roo, que entró en vigor el pasado mes de febrero.

“No tiene nada que ver, son sólo pretextos, prohibiendo la venta de alcohol lo único que hacen es facilitar la extorsión a los comercios, a la gente, esa no es la causa del problema, la causa del problema es que no hay una estrategia de seguridad”, dijo.

Fuente: jaimefariasinforma.com