Primeros 3 trimestres del 2018 los revisará la auditoría superior del estado: Issac Janix

En sesión extraordinaria del cabildo, la comuna aprobó con unanimidad la Cuenta Pública municipal del 2018, lo que no representa que los concejales estén de acuerdo con el ejercicio, sino que aclararon que están de acuerdo en que será la Auditoría Superior de Quintana Roo quien se haga cargo de las investigaciones de las irregularidades observadas.

El primer regidor en tomar la palabra fue Issac Janix Alanis, quien explicó que la aprobación por unanimidad no se debe a que estén a favor de cómo se gastaron los recursos en la administración pasada durante los primeros tres trimestres del 2018, sino para que los legisladores manden a la auditoría dicho documento.

Posteriormente la regidora Maricruz Carrillo mencionó que es indispensable que se aclaren diversas irregularidades encontradas en la cuenta pública, las cuales en su momento fueron presentadas en una rueda de prensa por la contraloría municipal.

“Solicito que sea el congreso que determine mediante auditorias si existen actos de corrupción y si es así sean investigados y sujetos a proceso los culpables de ellos, es importante transparentar el asunto de las luminarias, hay algunos terrenos que están en renta y no han sido aclarados entre otras inconsistencias, por lo que mi voto es a favor de que sea revisada por el congreso a detalle”, expresó.

Tanto las dos concejales Anahí González como Clara Díaz estuvieron de acuerdo en que de enero a septiembre del 2018 no hay la certeza de que hubo un buen ejercicio administrativo, por lo que es muy riesgoso que los regidores actuales tengan que cargar con la aprobación de la cuenta pública.

La intervención más larga fue la de Humberto Aldana Navarro, quien enumeró diversas irregularidades encontradas en la cuenta pública del 2018, como en SIRESOL, donde encontraron dos números en negativo por 608 mil 604 pesos en relación a la recoja de basura, y otro por 11 millones 710 mil. También por el tema de la rentra de las patrullas por una licitación, que fue heredada por la actual administración.

También señaló que ayer les proporcionaron datos sobre ingresos por concepto de multa de vehículos de arrendamiento privado de UBER, que señala que durante el primer trimestre del año se recaudaron 13 millones de pesos y se devolvieron más de un millón de pesos, con 1.5 detenciones diarias promedio, pero no se sabe si fue puntual la entrada de ese recurso. De igual forma pidió que se haga una revisión a fondo de los procedimientos que les llevaron a heredar una cartera de 600 millones de pesos por laudos laborales, que aparentemente se perdieron en la primera instancia.

“Es claro que nosotros tuvimos que ver una de las cuatro partes del ejercicio fiscal del año pasado y pido respetuosamente al órgano superior de fiscalización que se haga una revisión exhaustiva de esas tres partes que no correspondieron a nuestro ejercicio en el poder”, exhortó.

La presidenta municipal, mara Lezama Espinosa, dijo que el municipio tiene la obligación de revisar y aprobar la cuenta pública para que pase al Congreso de Quintana Roo, quienes lo turnaran en este caso a la Auditoría Superior del Estado.

De igual forma mencionó que el director de Egresos, Gerardo Arroyo Quezada, tuvo que ser retirado de su cargo para contribuir en las investigaciones.

“Debemos de darle las facilidades a la autoridad y ser coherentes, si hay una investigación, pues que deje el cargo el responsable del área que se está investigando, creemos que tenemos que trabajar con toda transparencia y honestidad si queremos que salgan los resultados”, concluyó.

Fuente: marcrixnoticias.com