Desaprobación a Mara Lezama alcanza el 60%; preocupación en MORENA

Una realidad preocupante han vivido en los últimos días los candidatos y la dirigencia de MORENA: en sus caminatas de campañas cada día son más frecuentes las quejas de los vecinos hacia la alcaldesa de Cancún, Mara Lezama.

En un principio se trató de un dato general, de una sensación que se sentía en las calles. Pero días atrás llegaron los primeros números. Una encuesta realizada en el distrito 3, mostró que el nivel de aprobación al gobierno de Mara en esa zona es de sólo el 13%.

Los datos fueron confirmados por una encuesta que ha circulado por partidos y despachos oficiales esta semana, y que es la que se muestra en la fotografía. Según esos datos, en los distritos 7 y 8 la aprobación a Mara baja a niveles de escándalo: sólo el 8.7% de los encuestados aprueba su gestión.

En esa encuesta, el 59.2% de los encuestados dijo que reprueba algo o mucho su gobierno.

Se trata de niveles de desaprobación insólitos para un gobierno que sólo tiene seis meses, y que ganó hace menos de un año la elección con más del 60% de los votos.

Para que se entienda la magnitud de esa debacle se deben ver los números de esa elección.

En la elección de julio de 2018, en el distrito 3, MORENA sacó el 59.5% de los votos, que fueron más de 23700. En el 7, tuvo alrededor de 25600 votos, que fue el 51%. Y en el 8, logró el 41.5%, que fueron poco más de 18900 votos. Este último distrito, vale recordar, incluye una zona de Puerto Morelos.

Todos esas voluntades parecen haberse perdido para Mara en menos de un año. El tema es saber si también las puede perder MORENA.

Un dato de la encuesta puede dar alguna claridad sobre el tema. Sólo el 11.6% de los consultados dijo que tomaría en cuenta el Gobierno de Mara para decidir su voto; el 76.2% tomará en cuenta la gestión de AMLO.

EL IMPACTO EN MORENA

Tanto los números como la sensación que perciben en la calle, han preocupado a dirigentes y candidatos de MORENA en Cancún.

Hasta ahora, de acuerdo a la percepción que se tiene, la situación de la alcaldesa parece que no ha impactado de manera directa en los candidatos. Según la dirigencia de MORENA, la marca del partido, asociada a Andrés Manuel López Obrador, se mantiene muy fuerte. Pero hay dos datos que muestran que eso no es absoluto.

Esta semana, La Opinión publicó los datos de una encuesta en Cozumel, en la cual MORENA aparece primero como partido, con el 34% de aceptación. Sin embargo, sólo el 28% dice que votaría por su candidata, Ángela Carrillo.

Otro dato interesante lo publicó esta semana el periódico El Financiero. El medio publicó una “encuesta de lealtad partidaria” ( Ver fotografía abajo) entre morenistas. Sólo el 39% de ellos se consideran como tales, con referencia al partido, y el 59% dice que es “lopezobradorista”.

No es descabellado pensar que esos números se reflejen en Cancún y en todo Quintana Roo, de fuerte tradición lopezobradorista. Y si es así, hay allí una cantidad importante de votos que pudiera no ser para MORENA, e irse a otro partido. O, quizá, simplemente no salir a votar.

Sin nadie que traccione el voto, con AMLO lejos de la elección, sin ningún candidato que por sí mismo sea una figura fuerte, y con Mara como carga y costo electoral, la situación podría complicarse.

LA LEJANÍA DE MARA

Los candidatos y los dirigentes que están caminando las calles del municipio dicen que la mejor forma de quitarse esos potenciales problemas es hablando mucho con los votantes.

“Nosotros salimos a explicar la Cuarta Transformación, y a pedirle a la gente que apoye al Presidente”, explicó alguien que está todos los días con los candidatos. Dice que a favor tiene la imagen de AMLO, que no baja, y la puesta en marcha de varios de sus planes sociales.

El más avanzado hasta ahora, según han percibido, es el de Adultos Mayores, que ya tiene una cobertura de casi el 90% de su objetivo. En MORENA dicen que los demás partidos ni siquiera están tomando en cuenta eso, que será una verdadera avalancha de votos a su favor.

Pero hay un costado de la campaña que preocupa, y mucho. Es la ausencia total de recursos económicos. Históricamente, los alcaldes son los encargados de surtir esos recursos. Pero Mara no da ninguna señal al respecto.

En el entorno de la alcaldesa dicen que no ven razón para hacerlo, porque no tiene prácticamente ningún candidato propio, excepto, quizá, Fernanda Trejo, en el distrito 7.

En un momento se dijo que la alcaldesa podría intentar armar su propio grupo, apoyando las candidaturas también de Alberto Batún, en el distrito 3, y Reyna Durán en el 5. Pero hasta ahora no hay ninguna señal al respecto.

En MORENA esperan que en algún momento llegue alguna clase de apoyo, porque de otra manera la elección se va a poner muy cuesta arriba en algunos distritos donde los otros partidos tienen candidatos fuertes y estructura sólida.

“Espero que se los pueda ayudar de alguna manera, porque así de buena fe nomas…está difícil”, se sinceró un hombre de MORENA que está en el armado diario de las campañas.

En el oficialismo estatal tiene confianza en que su estructura electoral será determinante el día de la elección.
“La marca MORENA define el voto en la casilla, pero no moviliza; no lleva a votar a la gente”, explicó uno de los hombres más activos en las campañas del oficialismo. Dice que el próximo 2 de junio habrá una gran sorpresa para los que creen MORENA tiene ganada la elección.

LAS RAZONES DE UN DESENCANTO

Más allá del tema electoral, la situación de Mara preocupa porque de una u otra forma está bajo la bandera de MORENA.

Hay, al menos, dos versiones sobre los porqué de este mal momento de la alcaldesa. Una dice que Mara no puede comunicar lo que pretende. Es la paradoja de una comunicadora a la cual le ha costado demasiado esa parte de su administración.

En esa versión se incluye también una teoría que no se puede desdeñar. Esa teoría dice que todo el problema es la inseguridad y la violencia, y que cuando empiece a funcionar realmente la Guardia Nacional en Cancún, se logrará rápidamente controlar la escalada de violencia, y, a mediano plazo, incluso, habrá un descenso importante de la inseguridad. La percepción hacia la alcaldesa en ese momento, aseguran, será muy distinta.

La otra versión de lo que pasa es más cruda: dice que lo que se ve en las encuestas es la verdadera cara del gobierno. Una administración con objetivos poco claros, inexperta, sin pertenencia ideológica, y que “sufre” su vinculación al lopezobradorismo, pero no puede abandonarlo sin riesgo de quedar expuesto a la furia o el despecho de AMLO.

Esa versión habla de una Mara Lezama encerrada en sí misma, con las entrañas del Gobierno en manos de Verde ecologistas, y totalmente alejada de MORENA.

Si esta última versión es cierta, esa máquina de triturar ambiciones y destinos políticos llamada Cancún, podría haber encontrado a su nueva víctima.

Fuente: laopinionqr.com