TAXI SUBE 23% MIENTRAS INFLACIÓN ANUAL ES DE 3.78% Y HAY PRECIOS ESTABLES DE GASOLINA

Mientras que el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) informa que en julio de 2019 el Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) registró un incremento mensual de 0.38 por ciento y una inflación anual de 3.78 por ciento, en Quintana Roo el Instituto de Movilidad del Estado de Quintana Roo (IMOVEQROO) informó que en base a un estudio, se autorizaron incrementos de precios en 10 de los 11 municipios del Estado.

Estas alzas se publicaron en el diario oficial del Estado aún cuando la inflación anual publicada por el INEGI no justificaría un incremento de tal magnitud por lo que este incremento resultará netamente inflacionario y en detrimento de la ya de por si desgastada economía familiar de los quintanarroenses.

La reaccion no se hizo esperar y los ciudadanos se pronunciaron en contra del abusivo aumento de los precios a la tarifa de taxis que entraron en vigor a partir de su publicación el día de ayer en el Periódico Oficial del Estado por parte del Instituto de Movilidad, esto al considerar que el incremento lesiona seriamente a los bolsillos de los usuarios.

Por su lado los taxistas de Cancún no aplicarán el aumento en el cobro de la tarifa, recién publicada en el Periódico Oficial del Estado, por acuerdo con el Frente Unico de Trabajadores del Volante (FUTV) y hasta después de una próxima reunión con el instituto de Movilidad.

Erasmo Abelar Cámara, Secretario General del Sindicato de Taxistas “Andrés Quintana Roo”, explicó que se está haciendo una revisión de dichas tarifas, con el fin de proponer los ajustes necesarios, de tal modo que no afecten sobremanera al usuario y a la vez signifiquen un beneficio real para el taxista.

Asi las cosas el panorama para los quintanarroenses se complica en el tema de transporte toda vez que por un lado no hay apertura para otros tipos de transporte como UBER y por el otro los que hay los encarecen de forma desproporcionada a la realidad inflacionaria del país.

Lo cierto es que los incrementos están aprobados y publicados y sin duda beneficiarán al gremio del volante pero no hay autoridad ni acción de gobierno que proporcione al usuario de taxis una mejor calidad del servicio o estado físico de las unidades.

Un usuario expresó su enojo y dijo que así como obligan a los usuarios a pagar más dinero por el servicio deberían obligar a los taxistas a ofrecer el servicio con autos que por lo menos tengan aire acondicionado en una ciudad que vive una temperatura promedio de 35 grados.

Fuente: Javier Cataño Leal