MORENA cancela 30 asambleas, pero el proceso interno continúa

  • Se han realizado 92 asambleas en 16 estados. 
  • Y se pretende reponer las que se cancelaron por diversas causas. 
  • La dirigente Yeidckol Polevnsky dijo que el proceso debía suspenderse, por la violencia en algunas asambleas. 
  • Pero la Comisión de Organización para la Renovación de las Dirigencias confirmó el proceso. 
  • “Nadie de manera personal tiene la facultad de suspender el proceso de manera unilateral”, dijo la senadora Citlalli Hernández Mora. 

La Comisión de Organización para la Renovación de las Dirigencias de MORENA informó que a pesar de que este fin de semana se debieron suspender 30 asambleas distritales del partido en distintos estados del país, otras 92 se pudieron llevar a cabo sin contratiempos, por lo cual el proceso interno continúa. 

En un comunicado por medio de las redes sociales, el coordinador de esa Comisión, que se creó específicamente para coadyuvar en el proceso, Pedro Miguel, dijo que de las asambleas canceladas, 14 fue por diferencias del padrón o falta de quórum, y sólo siete por agresiones de “personas ajenas” a Morena. 

Incluso, dijo que hay motivos para creer que en los casos de las asambleas canceladas puede tener como objetivo que algunos grupos quieran “tomar el control de representaciones y dirigencias locales”.

Sin embargo, aclaró que la “cultura democrática” del partido está firme, y dijo que ve “con optimismo las próximas etapas del proceso de renovación de dirigencias”.

La idea es reponer las asambleas que se cancelaron este fin de semana.

En otra publicación, la senadora Citlalli Hernandez Mora dijo que las asambleas de 19 y 20 de octubre se mantienen firmes. 

Esta es la publicación de Pedro Miguel: 

Este fin de semana se realizaron exitosamente 92 de las 122 asambleas distritales de Morena programadas en 16 estados. 14 fueron suspendidas por diferencias internas o falta de quórum, y siete por agresores ajenos a nuestro partido.

Hay razones para pensar que los ataques violentos tuvieron como propósito causar pánico, desalentar la participación, presentar una imagen de Morena como una organización rijosa y conflictiva, y, posiblemente, tomar el control de representaciones y dirigencias locales. 

Nuestro balance: tenemos una cultura democrática ampliamente mayoritaria y un espíritu fraternal que impera por encima de desacuerdos, faccionalismos y ambiciones personales. Podemos ver con optimismo las próximas etapas del proceso de renovacion de dirigencias