Monreal se corta el cordón de Morena

El senador Ricardo Monreal dejó ayer, tan claro como el agua, que sin importar si tiene o no la bendición de la 4-T, él irá por la Presidencia de la República en 2024.

Tras los destapes promovidos desde Palacio Nacional, donde el Presidente ha soltado varios nombres de sus probables sucesores, entre los que no incluyó el suyo, el zacatecano envió un mensaje al interior y al exterior de su partido.

“En 2024 voy a estar en la boleta presidencial, y espero que sea con Morena y con el presidente López Obrador…”, declaró en una entrevista con Joaquín López-Dóriga

¿Y si no es con ellos?, hubiera sido la pregunta, aunque en realidad no era necesaria porque todo mundo sabía la respuesta.

Está claro que Monreal no permitirá que la cúpula de Morena le haga de nuevo lo que le hizo en 2017, cuando a través de la simulación de encuestas fue dejado fuera de la contienda por la Jefatura de Gobierno de la CDMX, que le fue concedida a Claudia Sheinbaum.

Como ya se sabe el truco, el zacatecano advirtió que para 2024 no se la volverán a hacer, y que sería necesaria una consulta popular para elegir al candidato presidencial de la 4-T.

Casualmente se encontrará de nuevo con Sheinbaum en la pelea por la nominación, con el agregado de que esta vez también contenderá el canciller Marcelo Ebrard, otro que lleva años buscando el puesto.

El senador tiene claro que no es el favorito de Palacio Nacional, por eso se mandó el mensaje de que si no es con Morena, será por alguna otra opción, pero de que estará en la boleta, no tiene ninguna duda.

Es la primera vez que repite públicamente lo que en privado ha dicho a su equipo, y por supuesto quiere que lo registre también el Presidente, que al adelantar su propia sucesión, generó conflictos no sólo al interior de su gabinete, sino también en ámbito legislativo.

El zacatecano no tuvo empacho en aceptar que el presiente tienen una clara deferencia por Sheinbaum, aunque rechazó que sea la favorita, como todo mundo opina.

La advertencia de Monreal de que adelantar mucho el proceso sucesor generaría una división interna, se hizo realidad. Se quiera o no, la 4-T ya se partió, y habrá que estar pendiente acerca del papel que asuman en esta guerra los gobernadores, funcionarios públicos y legisladores.

Todo mundo tiene claro que el Senado de la República es de vital importancia para que López Obrador pueda consolidar la segunda parte de su proyecto de gobierno, debido a los cambios constitucionales que aún requiere.

Y como Monreal tiene el control, no sólo sobre un buen número de legisladores morenos, sino de fracciones opositoras, incluso en algunos estados, si no es con él, los intereses de Palacio Nacional no van a transitar.

Así que con eso de: “quiero que sea con Morena, pero en este momento es largo el camino de la reflexión”, el de Zacatecas pone sus cartas sobre la mesa, y manda un mensaje a la oposición.

Fuente: excelsior.com.mx